Publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

30/04/2015 - ISBN: 878-84-9002-055-5

Ediciones Hiperión, S.L.
Calle de Salustiano Olózaga, 14 28001 Madrid
Tel. 915776015
info@hiperion.com
http://www.hiperion.com

EL SUEÑO DE LA VIDA
COMPRAR
Cerrar

Sinopsis

PERSISTENCIA

En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempo
la oscuridad busca mi nombre,
y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,
los días se pierden por los pasillos renacidos como olas
o poemas subidos al lomo de los pájaros,
las adelfas y los arbustos escuchan voces de luna
que el mundo oculta, los ojos de la parra, errabundos
caen sobre el jardín de nieve en verano esperada
o luces de una feria que sigue para siempre,
y en la oscuridad mis manos se alzan dolidas al aire
porque este cuerpo se está acabando y los brazos
preguntan a aquel que nunca contesta,
en cualquiera rincón de cualquier lugar del tiempo
en donde cabe todo lo que aún espera vivir
la oscuridad busca mi nombre,
y los juguetes en los pasillos fríos abandonados
buscan mi nombre y un sillón con dedos helados
en el rojo oscuro de su piel que ya es casi la nada
busca mi nombre para dormir en paz,
en cualquiera de los cristales arrinconados por la vida
de la casa enferma, la oscuridad busca mi nombre
para poder dominar su necesidad de quimera
con tantas nostalgias que viven a solas su muerte
y no tienen donde caerse vivas, cuando el sol
luce como una soledad que ladra en la noche.

SENDERO DE ABEDULES

En el mismo sueño o en la misma muerte
hay una presencia que fuerza a los abedules
a mostrar su belleza rodeando un río seco,
hay un jarabe de luz rodeando el frío y las heridas
donde la yerba y los sonidos del viento
siguen cuando la tarde se pierde, y el río avanza
por deseos que ya no morirán,
en la misma muerte o en la misma vida se esconde
el cauce de una nostalgia que incendia mi garganta,
su vaho levanta muros hermosos que están mirando
las palabras para que tengan sentido
cuando la vida solo sabe ser amarga,
la luz atrapa los árboles con el silencio
de las viejas montañas, habla con la muerte
para encontrar una voz que se alimente con la vida,
en la misma vida o en la misma muerte
cuando los ríos se terminan, hay otro mar más lejos
al que se llega con los sueños
que están presos de amor en cualquier primavera,
en el mismo sueño o en la misma muerte
puedo tocar el pulso de las estrellas más viejas,
seguir un sendero de abedules que no es de la vida
y ha crecido contra el tiempo, está lleno
de palabras que no mueren en los páramos,
en la misma vida o en la misma muerte
las estaciones amadas del camino son brazos
que se agarran a mi cuello y me limpian la camisa
de tierra que han abandonado en mi cuerpo,
los abedules me dan su última caricia, y dicen
que jamás podré dejar de amar, y que los zapatos
desaparecen porque ya no son necesarios,
mis células son hilos de vida que han decidido
romperse de luz al anochecer,
cuando el fantasma del fuego aparece
abriendo la puerta decisiva.

UN BÚHO EN EL CREPÚSCULO

No quiero volver a vivir si no estoy contigo
aunque me llene de espinas una sombra que avanza
desde cualquier lugar hacia donde muere mi cuerpo,
no quiero volver a vivir si no puedo volver a abrazarte
aunque me quede todo el silencio como un agua
que desciende sin parar por el incierto abismo,
no quiero repetir el hambre de ti en ninguna otra vida
ni descifrar ningún enigma que no sea
el de volver a tenerte mirándome en la noche
mientras duermo dentro de una batalla oscura
en la que vences mi miedo a perder el recuerdo,
no quiero llegar al mar si no siento que detrás
de cada ola llega tu blanda respiración, tus besos
dando sentido a las imágenes construidas
que se deshacen como montañas de nieve,
solo quiero sentir tus ojos mirándome y mirándome
para siempre, y que las palabras duerman
hasta que volvamos a recuperarlas en una caricia
que levanta la soledad de mi regazo,
no quiero vivir si no me acerco más cada día
a la frontera que guarda los abrazos acabados,
quiero cerrar los ojos y encontrar mi destino
cerca de ti, llegar a una estación de luz que se aleja
para verte muy adentro de mis párpados,
no quiero vivir sin saber que te amaré demasiado
algún día o algún momento en el que el tiempo
viaje conmigo de noche traspasando
la neblina del pueblo sucio que me ahoga,
no tiene sentido andar si no vuelvo a estar contigo,
amar si no te amo con todo lo que tengo,
pensar si no estás en mi pensamiento
como los ojos de un búho en el crepúsculo,
no tiene sentido ir al fondo del camino
si no eres el final indescriptible, si no eres la luz
en el balanceo de unos sombras que se agotan
mirando su verdad oculta.

Resumen

INDICE

UN PEQUEÑO RELATO

LA ARBOLEDA DE LA VIDA

Girasoles
La canción de la niebla
Entre Baco y Gambrinus
Persistencia
Nuevo curso
Cocodrilos
Parada
Poema entre los árboles
Recordando un camino
Calles solitarias
Hambriento de misterio
La dama del castillo

PUERTO OSCURO

Condena
Plegaria
Mientras digo tu nombre
Silencio enamorado
Vagabundo
Fiesta
Proverbio
Árbol estepario
Sendero de abedules
Caminante
Partes de una soledad
Imperfección
Campo de azucenas

EL SUEÑO DEL REGRESO

Canción de cuna
Viaje a ninguna parte
Bruma de geranios
Una noche de frío
A la misma hora
Poema de madrugada
El olmo del patio
Habitantes perdidos
Después de destrozar el amanecer
Hablé con ella
Escondite
Camino alerta
Hilos
Un búho en el crepúsculo
Espera
Abrigo

Últimos artículos

HASTA QUE LLEGUE SEPTIEMBRE

24/07/2022

Cojo el maletín de los viejos problemas y lo llevo al rincón de la oscuridad, donde está lo que mi mente quiere desterrar de su memoria. Está repleto de asuntos que temblaban en mis manos: sueños rotos, sombras de una esperanza, amores partidos por la mitad, proyectos que nacieron helados, deseos incomprendidos... Lo miro y siento que lo que allí hay es una parte de mí que se desplegó por las noches en mis sueños, azorándolos, metiéndose en el sueño profundo para dormir afilando sus garras en el incon...

EL SIEMPRE DE TUS OJOS

17/07/2022

Dice Luciano G. Egido, que no hay nada más triste que ver a unos viejos mirando el sol. En este sentido, escribe Miguel Delibes en esa novela de luz y tristeza, La hoja roja, que los viejos se ponen al sol porque ya llevan la muerte dentro. Estas dos citas me llevan a esa oscura e injusta percepción que hay en nuestra sociedad sobre la vejez, basada en una persistente relación con la cercanía de la muerte, y en la inutilidad de una existencia que ya ha dado todos sus pasos necesarios. A mí la pala...

UN DÍA FELIZ

10/07/2022

Hay días que son como pastillas efervescentes, de ellos no quedará ni el hálito de un instante, nada. Uno no sabe si acaso vivirán en la oscuridad tintineante del inconsciente, o como diría Bécquer, donde habite el olvido. Otros días sin embargo se agarran con uñas fieras y bellas a las tapias de la mente. Encienden velas que iluminan el recuerdo y no quieren morir. Hacen sonar cánticos de eternidad asociados a su gozo. La mayoría de los días serán engullidos por el voraz desierto del pasado, mie...

Si desea recibir información de esta página: