Publicaciones

EL SUEÑO DE LA MUERTE

18/02/2013 - ISBN: 978-84-9002-011-1

Ediciones Hiperión, S.L.
Calle de Salustiano Olózaga, 14 28001 Madrid
Tel. 915776015
info@hiperion.com
http://www.hiperion.com

EL SUEÑO DE LA MUERTE
COMPRAR
Cerrar

Sinopsis

FINAL

Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ejemplo, o convertirlos en letras profundas que escriben palabras hermosas, o desordenarlos para organizarlos según el orden que les procure tu memoria. Si me pides todo lo que he podido reunir exprimiendo el aire de las habitaciones mas cerradas que hay en mi alma, también te lo daré, y luego lo escribiré como si me hubieses quitado un peso del vacío, como si me hubieses quitado del pecho, o del reflejo que queda del pecho, un montón de palabras que estaban ahí dentro devorándome, confundiéndome, creciendo solas, agarrándose a la seda lúcida de los pulmones con sus uñas para no poder morir aunque yo me muera.

Si me pides una historia, mil historias, o solo sensaciones que brotan de la fuente última, o del aire enigmático de mi interior, también te lo daré para que luego hagas con ellas lo que quieras. Para que las clasifiques en tu silencio, las guardes como oro oscuro en tu mente o las arrugues y aprietes con la mano para tirarlas a cualquier papelera de cualquier memoria. Si me pides las imágenes que mis ojos han podido acumular cuando miraban hacia dentro o hacia fuera, también te las entregaré convertidas en palabras inciertas, porque esas imágenes solo tendrán vida si tú las acoges, primero con tus ojos, luego con el resto de tus sentidos, y podrías abandonarte a ellas como las aguas estancadas de un lago se abandonan a la fuerza de las aguas perdidas de una cascada.

Si me pides el corazón, y todas sus oscuridades, todas sus luminosas muertes, te lo daré entero. Si me pides el alma, porque crees que la he encontrado en un rincón de mi memoria, te la daré con un silencio tan poblado de sueños que seguro contendrá la vida de todo lo que acaba o de todo lo que no puede comenzar a existir. Si me pides mis palabras te daré todas las que tengo y por tanto te daré todo lo que soy, porque en mí sólo existen palabras que arden dentro como la lava de un volcán que sueña con saber qué existe más allá de su roja oscuridad.

Si me pides la misma muerte me la quitaré de los ojos y me la quitaré de las entrañas para entregártela envuelta en el papel de un libro. Un libro que antes de nacer ya me estaba estallando de presencia entre las manos, como si fuese una raíz en el vacío, como si fuese una sombra que busca su cuerpo, un libro que tiene todos sus latidos alrededor del fuego del tiempo, un libro que es la mano de un ahogado saliendo de no sé donde para que alguien la coja y lo salve de sí mismo, o de algo que no sé cómo se llama.

Sabio o ciego el destino dirá si nos encontramos, lector. Yo solo puedo entregarte los ladrillos de una sombra. Solo puedo decirte que ahora cruzo con mi pasado recién nacido por unos puentes de niebla.

Resumen

INDICE


FINAL

Si me pides el corazón, te lo daré entero

PUENTES DE NIEBLA

El dolor del pasado
El petróleo del silencio
Pájaros
Viaje
Manos rotas
Puentes de niebla
Canción perpetua
Muñeco
Aurora
Princesa
Una mano de nadie


ISLA DE LOS MUERTOS

Nuevos ojos
Gotas de lluvia
Sin tiempo
Ya no hay viento
Caramelos
Mirada
Se abre una puerta
Caja de música
Palomas mensajeras
Dormir o despertar
Una claridad interminable
Escondrijo
Último sol


EL SUEÑO DE LOS NIÑOS

Huésped extraño
La libertad de las mariposas
Siempre el mar
Los ojos de los niños
Huerto
La soledad de la tierra
Dibujos
Luz esmeralda
Cuento
Un día de agosto
Pájaros de papel
Soledad
Melocotones
Nubes

Últimos artículos

ARDE LA NIEBLA

17/11/2019

Crecí en la niebla, esa de Puertollano llena de gases tóxicos, excrementos de la química y el petróleo, niebla con hebras de ceniza de las lumbres. Crecí en el frío de uno de los inviernos más crueles que conozco, y eso que una vez estuve en Finlandia a 25 grados bajo cero. En Puertollano el invierno se hace carne con la niebla, una mano blanca que viene del norte cruzando cañadas y llanuras, bosques de encinas o alcornoques que en la aridez recuerdan una vieja riqueza. En las mañanas de niebla s...

CUANDO UN ESTADIO SE VA

14/11/2019

LAS CUATRO ESQUINAS. RUINA, RETIRADA, REGRESO, ALEGRÍA. CUANDO UN ESTADIO SE VA. Pocas cosas hay tan tristes como ver las vértebras de un estadio. Los adoquines grises, las gradas grises, hierros desvencijados perdidos en un ahora que no volverá. Cruzas en el automóvil por el campo y ves las gradas vacías, heladas en la mañana de otoño, en tanta ausencia como tiene la muerte. Pero sientes que de esa soledad, se eleva un grito inmenso que viene de un día cualquiera. Allí estuviste, en aquella grada de...

AQUELLOS VIEJOS POLÍTICOS

10/11/2019

Recuerdo una cena de homenaje a Felipe González. Fue después de su salida del gobierno en unas elecciones que perdió por poco, y que habiendo comenzado desastrosas, ese inmenso orador que era, apretando en los últimos días, a punto estuvo de ganarlas. En aquella su última legislatura la corrupción se convirtió en un cáncer devorador. Día sí y día también los periódicos amanecían llenos de barro. En España la corrupción, endémica desde siglos, se ha llevado por delante a buenos políticos de los que es muy ...

Si desea recibir información de esta página: