Publicaciones

LA GLORIA AL ROJO VIVO

Diario de una proeza

14/07/2010 - ISBN: 978-84-92941-72-8

Editorial Eneida
C/ Valderrodrigo, nº 4, 28035 Madrid
Tel. 913738685
eneida@editorialeneida.com
http://www.editorialeneida.com/

LA GLORIA AL ROJO VIVO
COMPRAR
Cerrar

Sinopsis

Tal vez sea porque el mundo es como un balón gigante, en el que cada uno jugamos un partido vital, la única forma de entender qué extraños mecanismos convierten el fútbol en un maravilloso delirio colectivo. Es difícil, casi imposible, encontrar una interpretacion racional para explicar el magnetismo que desprende este deporte, al que se le ha dado condición real, Y que provoca la más perfecta comunión entre los humanos. El fútbol no entiende de razas, credos ni estratos sociales. Tres simples letras, las que forman la palabra gol, crean un lazo mágico de hilos invisibles que enlazan a un mismo tiempo a ricos y pobres, blancos y negros, ateos y cristianos. El gol lo une todo, todo lo envuelve con el precioso barniz de la felicidad compartida.

Lo acabamos de vivir en esta experiencia inolvidable, en este terremoto de alegría que ha tenido como epicentro la lejana Sudáfrica y cuyo temblor sísmico ha alcanzado con fuerza inusitada cada rincón de nuestra piel de toro. El Mundial ha sido una perfecta exposición de toda la carga épica que emana de este deporte. Estamos ante un juego primitivo, rudimentario, anclado en el arcaicismo más romántico, pero que no pierde -incluso gana con el tiempo- su componente de arrebatadora actualidad. Será porque el fútbol es real como la vida misma, con sus alegrías y sus desencantos, sus ilusiones y sus gol(p)es inesperados, sus miserias y sus grandezas, por lo que una inmensa mayoría nos dejamos llevar por sus embriagadores efluvios.

Nunca he entendido bien por qué los escritores e intelectuales han rehusado tradicionalmente trasladar la epopeya futbolística a sus textos. Es un mal entendido ejercicio de distanciamiento en torno a algo indiscutiblemente presente en nuestro día a día. Y baste esta razón de peso para considerar este juego, per sé, materia obligada para quien pretenda reflejar la realidad. Las ataduras, complejos y prejuicios de algunos, afortunadamente en franca recesión, nos han impedido en múltiples ocasiones disfrutar de la visión artística y poética del más elegíaco de los deportes.

Por eso hemos de felicitarnos de tener entre nuestras manos, aún temblorosas por el éxito mundialista, este magnífico texto de Manuel Juliá. Igual que los futbolistas hacen malabarismos con el balón, Juliá juega con las palabras con la misma precisión y soltura que nuestros heróicos jugadores de la Roja. A lo largo de sus páginas, que transcurren con la misma cadencia que los 90 minutos de un partido -ya saben que el tiempo se estira y encoge de manera subjetivamente caprichosa-, revivimos un camino de gozo y de júbilo extraordinariamente narrado. La profundidad de su escritura, en la que cada palabra es como un pase de gol que se

Últimos artículos

COLORES

08/12/2018

Desde la asimilación por el fútbol, convirtiendo en algunos casos la diferencia de color en causa de interminable batalla, pasando por las ideologías que han buscado siempre el color como forma primaria de diferenciarse de las otras, y en las ciudades, donde suelen primar uno o varios colores, ese rojo cereza de París, tan entrañable a los ojos, ese gris blanquecino del Vaticano o la acuarela de marrones, grises, rojos, verdes…de Madrid. Desde la identidad y belleza que promueve en el vestido, llegan...

RIVER-BOCA: TIEMPO DE FÚTBOL

07/12/2018

LAS CUATRO ESQUINAS. FÚTBOL, PESO, ORO, AUSENCIA. RIVER-BOCA: TIEMPO DE FÚTBOL. Este River-Boca es buen momento para decir que no todo lo que rodea al fútbol es fútbol. No es fútbol el furor desatado de esos ultras que por donde pasan arrasan. La violencia es una degradación del talento humano, y el fútbol es todo lo contrario, es un campo donde se dirimen las diferencias castigando la violencia. Esa maraña de grupúsculos ultra, líderes osados de la gresca, estrategias de las bandas que envuelve ...

ESTÁN AHÍ FUERA

01/12/2018

El horrendo taxista no dejaba de martillearme los oídos. Vestía un mono áspero, como si se hubiese deshilachado siglos en un garaje. Tenía una voz de pito. Cuando peroraba, razonar era algo que se presumía aún no había conocido, gesticulaba con las dos manos, como un mal actor en un escenario. Soltaba el volante mientras su voz chillona se expandía por el taxi devorando cualquier indicio de sana tranquilidad. Rey en su volante el mundo lo veía solo desde allí, como pasa a otros muchos colectivo...

Si desea recibir información de esta página: