Noticias

Manuel Juliá: "Mi último libro 'Madre' pretende generar una expresión esencial del amor entre una madre y un hijo"

Manuel Juliá acaba de publicar su último libro "Madre" basado, fundamentalmente, en la historia de amor entre una madre y un hijo, ya que, como el mismo describe "si hay alguien que puede levantar mejor la bandera del amor esa es una madre". Con motivo de su última obra, Lanza ha entrevistado a este prolífico periodista y escritor puertollanense que transmite confianza en la distancia corta y que es capaz de desnudar sus emociones y experiencias para explicar lo que para él representa la poesía y la narrativa y los sentimientos que estos géneros literarios le transmiten

22/02/2021

Diario Lanza

¿Por qué motivo ha escogido el nombre de Madre como el título de su nuevo libro y qué es lo que ha pretendido reflejar en él?

En el epílogo explico que se trata de un libro especial y que lo determino en un momento creativo en el que estoy pensado sobre cuál va a ser mi próximo proyecto y, al no salirme, decido regresar a mis raíces, a mi pueblo (que es Puertollano) y a la calle donde vivía. Y a partir de ese momento se abre una puerta en mi memoria. De hecho, el último texto se llama ‘la puerta del recuerdo’ y empiezan a surgirme imágenes de la infancia. Y ahí destaca mi madre. Y después de expresar todo eso y de recordar, decido escribir un libro. Lo primero que me viene es el título. En un primer momento no sabía si el libro iba a ser de poemas, de relatos o de otro género. Pero, al final me puse a escribir y salió este libro que habla de mi madre, pero que se refiere al concepto madre en general, es decir a la de todo el mundo.

Usted también ha definido su última creación indicando que ‘Madre’ es un libro de amor, porque si alguien puede levantar mejor que nadie la bandera del amor es una madre. ¿Qué importancia tiene el amor de una madre en el mundo?

Veo la palabra madre no solo desde una perspectiva individual, de lo que para cada uno significa una madre, que considero que es la más alta expresión del amor. Pero también en la lectura del libro puede percibirse que cuando hablo del concepto madre lo hago como madre naturaleza, como el universo y como aquello de lo que viene el ser. En este sentido, realizo una traslación de mi experiencia personal a una experiencia global de lo que en cierto modo significa la madre no solo para cada uno de nosotros, sino también en lo que es la vida.

En su obra también habla de su niñez y de su infancia en Puertollano. ¿Qué recuerdos tiene de aquella época?

Fundamentalmente reflejo situaciones con mi madre en el Paseo San Gregorio y en otros lugares. Es un libro que pretende generar una expresión esencial del amor entre una madre y un hijo. Se trata de una expresión basada, en este caso, en los recuerdos de la infancia, de la adolescencia y de parte de la juventud, pues mi madre falleció y todo lo que tengo de ella son recuerdos.  La madre estaba presente en cada acto que hacías. Por tanto, reflejo momentos como cuando te despertaba en la cama, cuando iba con mi madre a escuchar música, etc.

undamentalmente se trata de un libro de emociones y de historias. En mi obra hay algunos poemas que acompañan a la historia, como es el amor de un hijo y una madre. A su vez el libro tiene muchas historias que son poesía, y tiene algunos poemas que son historias. Pero no pretendo reflejar en el poema lo clásico de la poesía, que es una sensación, sino que trato de mostrar un momento.

También aparecen otras figuras de la infancia como mi tío, mi padre o la realidad de Puertollano, pero todo ello tratado desde una perspectiva literaria y buscando una identificación del lector con la historia que se le cuenta traducida a su propia experiencia.

A pesar de que se trara de la ciudad de Puertollano, no uso nombres reales ya que procuro dejar lagunas para que el lector las pueda rellenar.

¿Qué sentimientos espera que encuentren los lectores en su último libro Madre?

Un diálogo entre su corazón y mi corazón. Pienso que el cincuenta por ciento de un libro es del escritor y la otra mitad del lector. Entonces siempre pretendo dejar huecos en lo que escribo, incluso en los artículos, para que el lector los rellene con los suyos. Para mí lo importante es que el lector se apropie de la escritura, de lo que escribe el escritor, lo haga suyo y se genere un diálogo sentimental entre ellos.

Su última creación incluye siete poemas que dan paso a historias contadas con una prosa poética. ¿Son compatibles estos dos géneros literarios en un mismo libro? ¿De qué manera consigue ligarlo?

Considero que son muy compatibles, porque la prosa es poética, con lo cual cuenta una historia y luego lo que hace el poema es dar una perspectiva de esa historia. El poema es un poco como el coro de la tragedia griega pues lo que hace es fijar de esa historia elementos que podemos llamar de versatilidad poética. Pretende dar otra visión de ese momento.

En mi libro hay un diálogo permanente entre la prosa y algunos poemas en el cual no solo ellos sino todo el libro es una única historia que es el amor de una madre y un hijo. Y es también una historia de la memoria. Y tiene como luces que van saliendo de la historia y cada una tiene una manera de expresarse. Por tanto, el libro tiene palabras y sensaciones.

Este libro, ¿se encuadraría en su segunda etapa como escritor, o en una primera en la que era mucho más intimista?

Creo que se encuentra en una frontera entre mi etapa poética, tras haber publicado siete libros de poesía, con la de un camino que quiero llevar desde la narrativa. Y prácticamente el concepto del libro continua con lo que ya expresé en la ‘Trilogía de los sueños’ que también publica Hiperión y que consta de tres libros: ‘El sueño de la muerte’, ‘El sueño del amor’ y ‘El sueño de la vida’. Por tanto, no comienzo con la vida y termino con la muerte, sino que empiezo con la muerte y termino con la vida, dando a entender que en algún final puede haber un principio. Es una perspectiva espiritual.

Yo soy muy lector de Emerson y la relación entre poesía y espiritualidad me parece que tiene bastante garra y puede llegar bastante al corazón del autor. Dentro de esa trilogía, concretamente en ‘El sueño de la vida’, hablé de mi madre. Y era como el prólogo de este libro que es el cierre definitivo de la trilogía, pues empezamos con la muerte y acabamos con la madre que es un poco de lo que nace la muerte. Y ¡ojalá la muerte sea también otra madre que a su vez alumbre otra cosa!

¿Supone este libro una despedida en la etapa poética de Manuel Juliá?

Creo que sí, pues voy a seguir un camino más narrativo que ya inicié anteriormente cuando escribí una novela que se llamó "La gloria al rojo vivo" que hablaba de la victoria de España en el Mundial de Sudáfrica de 2010 y fue el primer libro que se publicó con esa temática. También he escrito ‘Que nadie diga que no luchaste contra molinos de viento’ y Cuarenta latidos’, que son libros de prosa.

Probablemente lo que pretenda después de siete libros de poesía es empezar una etapa narrativa, aunque considero que con el tema de los géneros hay que ser muy cuidadoso, porque en lo narrativo también puede haber poesía. Y la poesía se puede expresar con verso, pero también con prosa narrativa, en cine, en fotografía, etc. Y es que la poesía es como una magia literaria que puede o no puede estar y no se encuentra solo en el poema.

¿Qué es para Manuel Juliá la poesía?

Para mí la poesía es una sensación que te produce el mundo desde una perspectiva de lo exterior y de lo interior. Y esa perspectiva necesita una libertad expresiva enorme para poder captar toda esa cantidad de enigmas y de mensajes secretos que hay en las cosas. Si tuviera que definir en una frase lo que es la poesía diría que es lo que pretende captar el mensaje secreto de la vida o de las cosas.

¿Se siente más cómodo haciendo poesía o prefiere la narrativa?

Ante todo me considero escritor, por lo que me siento cómodo escribiendo tanto poesía como narrativa, un artículo o un ensayo. En este libro encontré una especie de impulso narrativo, ya que cuando tuve claro de lo que quería escribir, empecé a hacerlo durante diez días en los que estuve impregnado del sentimiento puro que tiene el libro. Y es que había encontrado una esencia narrativa y una capacidad de locuacidad muy auténtica, pasional y muy sentida que no quería cortar.

¿De qué manera ha influido Bécquer en la trayectoria poética de Manuel Juliá?

Es el primer poeta que leí y probablemente el dialogo entre mi naturaleza sentimental y la lectura de las ‘Rimas y leyendas’ de Bécquer fue lo que me descubrió que yo había venido a este mundo para escribir. Ese sentimiento lo tuve desde que era muy joven. Y luego en el devenir de la vida uno va dando tumbos, pero siempre, haya estado donde haya estado, el querer escribir y expresar lo que la vida me dice ha estado ahí, mientras que otras cosas se han ido y han vuelto. Me considero un afortunado porque desde hace ocho o nueve años le dedico mucho tiempo y puedo hacer lo que siempre pensé hacer.

¿Y Miguel de Cervantes en su faceta como escritor?

De la narrativa he leído y leo mucho el Quijote. Pero no solo Cervantes. Si tuviera que hablar de mis tres grandes "padres" narrativos a los que no dejo de leer serían Cervantes, Proust y Dostoievski, que a su vez representan tres perspectivas de la novela o de la narrativa. Pero, también hay otros escritores que me encantan como Thomas Mann y Joyce y me gusta mucho la narrativa sureña…

Manuel Juliá, ¿se siente más periodista o escritor de libros?

Para mí no son dos cosas jerarquizantes porque es una unidad. No dejo de sentirme periodista, pues habré escrito del orden de dos mil o tres mil artículos en muchos medios de comunicación y desde hace muchos años he mantenido una línea de trabajo periodístico. Y, a su vez, he publicado trece o catorce libros. Por tanto, básicamente soy un escritor que quiero expresarme hacia el exterior y quiero entender lo que hay fuera a través de la escritura.

Usted posee una amplia trayectoria como escritor. ¿Cuál es el secreto para seguir manteniendo viva la llama de la creatividad?

Que venga la inspiración. Lorca decía que si él era poeta no era por la gracia de Dios sino por la técnica del sacrificio y del esfuerzo. Y otro autor comentó que cuando le viniese la inspiración le pillase trabajando. Mientras exista una percepción que quiere ver algo más de lo que hay, creo que va a existir la necesidad de escribir. Y para mí, escribir es una necesidad. Y el día que no la tenga dejaré de escribir.

¿Cuándo alcanzó Manuel Juliá la madurez literaria?

Pienso que con la "Trilogía de los sueños". Es una obra muy potente, publicada por una de las editoriales más importantes de España y la más clásica como es Hiperión. Considero que en ese momento alcancé mi madurez creativa, puesto que es un libro de más de trescientas páginas donde se da una visión del mundo poética. A partir de ahí he seguido escribiendo y, como en todo, ya puedes tener una técnica expresiva más depurada, pues en los principios siempre hay balbuceos, excesos y una excesiva adjetivación algunas veces. Luego, posteriormente, la expresión se va haciendo más auténtica y ya necesitas menos palabras para decir lo que se quiere decir. Y creo que ahora estoy más en esa línea.

¿Ha tenido que renunciar a algo en su vida Manuel Juliá para dedicarse a la faceta de escritor y de periodista?

He tenido que renunciar a un posible "futuro brillante" de carácter económico y empresarial. Escribiendo casi nadie se hace rico. En un momento determinado de mi vida podría haber seguido caminos de carácter empresarial o económicos. Incluso con ofertas que pude tener, las rechacé en su momento porque sabía que en mi naturaleza está el querer conocer el mundo desde la escritura, que es a través mi corazón, mi sentimiento y mi sensibilidad.

Lanza Digital

Entrevista: Fran Solís / Fotografía: Clara Manzano

Últimas publicaciones

MADRE

MADRE

CONTRAPORTADA. Decidí de lo que iba a escribir, escribiría de ella. Aún no sabía ni la estructura ni el contenido, ni siquiera si sería un libro de poemas o una novela, pero tenía claro que escribiría sobre de ella y que el libro se llamaría Madre, el más ...

[EDICIONES HIPERIÓN]
ISBN: 978-84-9002-171-2

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

Nueve apasionantes relatos, basados en el terrible lenguaje de los hechos, en los que el periodista y poeta Manuel Juliá expresa la intrahistoria de los Quijotes del siglo XXI de los que se ocupa el programa de Mediaset, inspirándose en su idea original. H...

[Almuzara]
ISBN: 978-84-1834-678-1

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

El sueño de la muerte (2013), El sueño del amor (2014) y El sueño de la vida (2015), publicados en Hiperión, se pensaron por su autor como una trilogía que ahora se reúne en un solo libro en el que destaca su coherencia poética. La Trilogía contiene una via...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-105-7

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

Si desea recibir información de esta página: