03/03/2022

SANGRE EN LA BANDERA

LAS CUATRO ESQUINAS

GUERRA, EMOCIÓN, ESPERA, ESTRELLA

SANGRE EN LA BANDERA

Imagino un tipo gris en los profundos pasadizos del comunismo. Imagino la sombra de un pasado negro devorando su mente. El hambre de dolor ajeno devorando su corazón. El frío de la ausencia de sentimientos devorando su alma. Cómo un hombre puede llevar a un país a la soledad. El deporte clama y hunde Rusia en el pozo de su ser, porque despierta la guerra en mundo que clama la paz. Llenar de sangre una bandera, qué injuria a lo humano. Solo la muerte de un niño debiera devorarle las entrañas. Pidamos al pueblo ruso que lucha contra su demonio cotidiano, que los ricos lo abandonen y los pobres griten paz. Que la gente rusa de bien grite que los tanques regresen y que la amarga noche acabe porque el sol trae paz.


EL SUEÑO DE MBAPPÉ

Me lamentaba la semana pasada. Decía que si no viene Mbappé para qué tanto tiempo escribiendo de algo que es para nada. Pero escucho a portavoces del gran Florentino que me dicen esa palabra que parece salir del Oráculo de Delfos: Tranquilo. eeehhh (corto silencio solemne), tranquilo. La palabra ha sonado ya por todos los continentes e islas del mundo, incluso del universo. Mi colega madridista dice que si lo dice Florentino por algo será. Ha traído a tantos, sí, pero otros deseados no han venido. Cualquiera tiene un gatillazo. Ahora los de Qatar ponen 400 kilos para enterrar el sueño de Mbappé, y me pregunto cuánto puede valer un sueño, si tiene precio. Creo que para conseguirlo sí, pero no para enterrarlo.


EL DÍA ESPERADO

Estaré allí. Será un día nublado. Subiré la Castellana con el alma en vilo y ese gozo hondo del fútbol grande. Viento frío seguro. Luces de penumbra para uno y un paso más hacia la gloria para otro. El Madrid tiene la piel herida. Se ha despreciado su alma, su historia, su corazón de guerrero insaciable por un mal partido. Messi afila su bisturí de hielo, Di María sueña su estocada. Mbappé prueba la dinamita de sus piernas. Estaré en el campo. Ojalá una luz de felicidad estalle en mis ojos. Sueño con que llegue el día del partido. Y si todo es triste, que sea porque dándolo todo, no ha podido ser. Ese ímpetu europeo debe empujar al Madrid. La inteligencia del viejo campeón debe ser su arma poderosa.


EL FÚTBOL DE BRYAN

Denme a Bryan Gil para mi equipo. Cuando tiene el balón destroza la calma, despierta el agobio enemigo, se lanza arriba sin miedo. Regatea, incomoda, aprieta, centra con peligro, trabaja sin descanso. Cuando descubra el gol, valdrá el doble. Como animador de la delantera y urdidor de estropicios para la defensa es único. Con poco partido a las espaldas ayer estuvo a punto de marcar tras un zurdazo que amagó varias veces y bordeó el poste derecho. Su entusiasmo aún no es contagioso, pero en cuanto su capacidad de agitación se haga más peligrosa, tocará la corneta para que le sigan. Si consigue más persistencia en el juego, puede entrar en ese grupo selecto de jugadores que llaman estrellas.


Twitter: @ManuelMjulia

Impreso desde www.manueljulia.com el día 07/08/2022 a las 23:08h.