17/02/2022

COMER O COMERSE

LAS CUATRO ESQUINAS

MICHELÍN, CONQUISTADOR, DEBILIDAD, PROEZA

COMER O COMERSE

La comida fue de las que ni el mejor manjar levanta una sonrisa. Dos rostros clavados en dos escobas. Dos poses educadas, sonrisas de ocasión, palabras vanas. Pero si se pudiera ver debajo de la careta se verían los colmillos buscando sangre. Los de Florentino sobre la chepa del jeque devorándole su capital en forma de músculos del mejor del mundo. Los del jeque analizando dónde morder y llegar al hueso. Messi en caída y ahora este tipo con cara de oficinista, me roba al mejor del mundo, diría Al-Khelaifi ahogando un gruñido. Pero el hombre que siempre dice lo mismo, Florentino, se comió una aceituna, y se fue al hotel. La comida duró una hora. Y eso que era un tres estrellas de esos en los que comer no tiene fin, ni principio.


MESSI Y MBAPPÉ

Líbreme Dios de caer en ese linchamiento a Messi, que encabezan en Francia, y sigue aquí los que pretender pasarle factura. En Francia lo entiendo, lo tienen cuando ha gastado su brillo, pero aquí debemos ser agradecidos. Lo hemos visto realizar jugadas divinas. Hemos sido afortunados por tenerlo en nuestra liga, como Ronaldo, y cuando se agudice la sequía que pasamos nos daremos cuenta de lo que hemos perdido, ya para siempre. Los héroes merecen un respeto en sus últimos años, porque todavía pueden mostrar algo de su genialidad. Cuidado, que no lo haga en el partido de vuelta. Messi es un rey destronado, pero un respeto al que fue un gran rey. Su sucesor destroza enemigos y avanza hacia el trono como un conquistador.


YA NO SOY YO

Ni mi casa es ya mi casa ni mi vida es mi vida ni el Madrid es el Madrid. Ahora Europa le queda grande. Tiene algo decente para casa, pero está a distancia de esos gigantes que están en Premier y solo les tosen el Bayern y el PSG. España se queda atrás y el Madrid es la prueba. Va con un vestido viejo a un fútbol nuevo. Con una alineación de hace cuatro años y levanta lamentos, por ser quien fue. Hace tiempo que uno no ve a un Madrid tan débil. El último pespunte de los sueños galácticos es como una lágrima en la lluvia, un lamento que ahoga un futuro difícil, aunque venga Mbappé. Cuando suena el himno de la Champions siempre viene Zidane a mi mente, y me pregunto por qué lo dejaron marchar, por qué no le hicieron caso.


LA HEROICA

Quizá cuando el Madrid tiene la necesidad de una heroica es cuando saca de adentro una fuerza desconocida. Entonces los oscuros recuerdos se vuelven luminosos, saltan al presente y sucede un partido en el que, esa aparente apatía que hubo en el de ida, ahora se vuelve coraje, decisión, rapidez, intensidad, ganas de volver a la gloria. Los jugadores parecen otros, e incluso el déficit inicial, que huele a catástrofe, la ausencia de Casemiro y Mendy, puede que no se perciba porque todos los jugadores se multipliquen para que no se note. Eso es lo que bulle ahora. Y lo veo difícil, tan difícil que parezca ese Madrid que tantas noches europeas se levantó de su muerte y como un Lázaro sufriente derrotó al destino.


Twitter: @ManuelMjulia

Impreso desde www.manueljulia.com el día 08/08/2022 a las 00:08h.