06/01/2022

LA BATALLA POR HAALAND

LAS CUATRO ESQUINAS

VORACIDAD, PESADILLA, REGRESO, MORAL

LA BATALLA POR HAALAND

Haaland parece la bestia de los campos, el ogro que busca el gol como quintándose a unos y otros rivales de encima, porque él ha nacido para derrotar a los porteros. Es grande como un gigante de los bosques. Tiene mirada de niño hambriento que se quiere comer su bocadillo y el de los otros. No avanza, empuja. Solo tiene un destino, que el balón, como sea, llegue al fondo de la red y parezca fácil. Verlo en el campo, es ver la osadía, la fuerza, la voracidad y el orgullo en un solo guerrero que vale por un ejército. Que haya dicho que quiere jugar en nuestra liga nos saca del ostracismo y nos pone en la pantalla principal. Ahora, hay que ver quién tiene los 300 kilos que cuesta. Florentino o Laporta.


LOS SUEÑOS DE LAPORTA

Después de andar por los rastrojos, hecho un matojo que lleva el viento, algo que nadie habría pensado merece el Barça, salvo las malas almas, a Laporta le ha dado por soñar cosas imposibles. Soñar es gratis y bueno, pero hay que tener cuidado en compartir los sueños, porque si luego los Reyes Magos no vienen generosos, se puede acabar en la noche de las decepciones, que es cuando los sueños se vuelven pesadillas. La alegría con la que Laporta dice que ya ha salido del barranco raya en lo libertino. Quien no tiene presente, ha de hablar del pasado y el futuro y ver el ahora como un puente que le lleva del mejor ayer al mejor mañana. Parecer el Tío Gilito no ayuda al Barca a salir del caos financiero en que vive.


MORATA Y EL BARCELONA

Allegri cierra la puerta, podemos perdernos el espectáculo de ver la justificación de Morata. Pero en fútbol todo es posible. No descartemos que haya de aparecer explicando su amor al Barça desde alguna perspectiva. No podrá ser la de la infancia, que según Rilke es la verdadera patria del hombre (y la mujer), ya que la gastó con el Atleti y el Chelsea. Tampoco la de los sueños, pues tanto soñó con el Madrid que fue y vino dos veces a triunfar de blanco. Yo de Morata diría que, aunque ni de niño ni de grande soñé con el Barça, no puedo desperdiciar la oportunidad que me da el destino. Si a un jugador el destino, llamado Xavi, le pone un club mítico en sus ojos a ver quién dice que no. Sin alharacas.


SUFRIR Y SUFRIR

Grande es el fútbol. A veces no entiende de tamaños y da una oportunidad a quien da el alma. Ya avisó el Linares. Por grande que sea tu nombre, si no te empleas cualquiera con fe te pega una dentellada. El Barça tuvo que sacar la artillería (Dembèlè) en la segunda parte. El Madrid se tomo al Alcoyano en serio que hizo un partido digno del respeto de los blancos. Pegado a sus barbas, creyendo, con un puñal arriba para asesinar confianzas, apretando y ganando los choques. Hasta el último segundo, dándolo todo. Hasta casi el final al Madrid le rondó un fantasma de pesadilla. Sufrió el Madrid. Sufrió el Barça. Gozamos nosotros porque es tan grande el fútbol que a veces no hay equipo pequeño.


Twitter: @ManuelMjulia

Impreso desde www.manueljulia.com el día 19/01/2022 a las 12:01h.