07/11/2019

EL CARISMA DEL BARÇA

LAS CUATRO ESQUINAS

ANODINO, RACISTA, FUTURO, EXCESO

EL CARISMA DEL BARÇA

Es difícil de explicar, pero los ojos no mienten. El silencio de los espectadores ante la pantalla, viendo un juego anodino, tampoco miente. Se miran unos a otros y no entienden qué ha muerto, dónde está ese juego colectivo arrollador. No puedes decir que no juegan algunos de los mejores del mundo, incluso el mejor, pero también que el Barça ha sido seducido por una brisa monótona, que esa armonía que conseguía que se enfrentasen a él con un sentimiento de derrota, ha desaparecido. Xavi e Iniesta son fantasmas que merodean la yerba declarando su ausencia. Es difícil de explicar, son líderes en todo, pero se percibe que si continúan así caerán por el precipicio. Wenger lo ha explicado mejor que nadie. Se ha vuelto muda la música de un equipo fantástico que ha perdido el carisma.


CAVERNA DE LOS TIEMPOS

En Verona, donde un genio situó la más hermosa historia de amor, estalló el racismo con su sucia boca, y Balotelli, cansado, tiró el balón a los que gritaban como gorilas. El fútbol puede ser una caverna en la que se refugien gentes de alma troglodita, energúmenos que viven ajenos a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Absurdas mentes, sabed que nadie es más por razón de sexo o color de piel, y a quienes consideráis inferiores, podrían daros una lección de humanismo, inteligencia y sensibilidad. El fútbol es un deporte bello, duro, estratégico, no una bruma de testosterona para que los bestias declaren su brutalidad, y la anemia de su cerebro. Balotelli hizo bien. Incluso debió tener más apoyo. Hay que dar la espalda a esta gente que viene de la caverna de los tiempos.


FÚTBOL EN FEMENINO

Desearía que al lado del vocablo fútbol no hubiera que añadir ningún género, o que al menos eso no significase menor jerarquía. Yo era un ignorante en el fútbol femenino. Pensaba, como muchos, que habría menos interés. Pero en cuanto vi algunos partidos, percibí que en cuanto se le dé más atención el crecimiento será exponencial. Me sorprendí embobado con pases, controles, disparos imbuidos de una pureza futbolística olvidada. Un espectáculo en el que la autenticidad reina sobre el artificio o la simulación. Me sorprendieron jugadoras de una calidad enorme, jugadas de profunda estrategia, paradas que podríamos llamar descomunales. Hoy está a años luz del masculino, pero si se gana esta batalla, y las que vienen, se habrá dado un paso de gigante para llegar a un horizonte cercano.


VINÍCIUS EN LA SOMBRA

Lo dije aquí cuando el Madrid se desangraba. Unos y otros ensalzaron de manera desmedida a un joven jugador que, aunque tenía enormes cualidades, aún debía limar muchas asperezas. El chaval tenía un pie en el Castilla y otro en el Bernabéu. Y ni me imagino qué pasaría por su cabeza cuando le echaban el equipo a las espaldas, lo proclamaban salvador de un año horrible, le asignaban incluso ya un puesto en el triunvirato del Balón de Oro. No hay mayor trampa que el halago desmedido. Y en ella cayó Vinícius dando más de lo que tenía en el campo, tanto que se rompió al final, y se perdió la temporada. Ahora vive a la sombra de aquella expectativa. Los que lo amaban tanto lo hundieron. Nada hay más dañino en la vida que el exceso. De nada demasiado, decían los antiguos sabios griegos.


Twitter: @ManuelMjulia

Impreso desde www.manueljulia.com el día 21/11/2019 a las 02:11h.