07/06/2019

EL NIÑO Y LA SONRISA

LAS CUATRO ESQUINAS

SONRISA, HISTORIA, ERRORES, SAMBENITO

EL NIÑO Y LA SONRISA

El deporte bulle en la noche de los niños como el sueño más hermoso. Grandes ríos de luz sobre la yerba, canastas imposibles, carreras que derrotan al viento. Recuerdo cuando Hamilton le regaló un coche de carreras al chavalín, Harry Shaw, a quien apenas le quedaba un aliento de vida. Maldito cáncer que ahoga tantas esperanzas. Ahora miro las fotografías. Sea ese homenaje al dolor que muere, como la vida. Hay un jardín de hermosas flores y un cielo azul. Sobre la gravilla un Mercedes oscuro, como el de Hamilton. Los padres están al lado con el otro hijo. Harry apoya la cabeza en el hombro del padre. Luego mira el Fórmula 1 y sonríe como si el dolor fuese mentira. Cualquier valor es pequeño frente a esa sonrisa. Cuánta sensación de bella humanidad ahora recordándola en su muerte.


JUGAD PARA LA HISTORIA

Algún día dejaremos de ver el Nadal-Federer y nos dará tristeza. El tiempo amarillento caerá sobre ese gran día del tenis. Recordaremos cuando nos sentábamos en el sofá de casa para verlos. Cuando en el bar, embobados en la tele, dejábamos que se enfriara el café. Nadal machacando el revés de Federer. Una y otra derecha cayendo del cielo. El suizo intentando esquinarse para no devolverla de revés. Sombras del pasado con más luz que un sol serán esos partidos. Si el cielo quiere hoy gozaremos de nuevo, miraremos ese gran día siempre del tenis. La historia no pasa cada día delante de los ojos. El golpe de harpa ahogado de las cuerdas de Nadal y Federer, sabe que ya está en la fuente del tiempo. Se queda a vivir en la historia. Jugad para la historia otra vez. Una vez más.


LOS ERRORES DE NEYMAR

Mi abuela le diría a Neymar que no se puede ir por la vida como una vaca sin cencerro. No sé si es que el padre está de huelga, pero ya son demasiados errores. No los voy a enumerar. Pero sí quiero detenerme en eso de ir de festivalero siempre. Y que conste que no estoy en contra de la alegría. Pero como me decía, en este caso mi abuelo, en el trabajo hay que ser el más serio y en la marcha el más cachondo. Si eres el más cachondo en el curro te las dan todas en el mismo tobillo. Vamos, que primero la carrera y luego la "corrida". Y no quiero ser malvado con este aserto. Ni quiero entrar en la veracidad o no de la violación. Qué sabemos nosotros. Nada. Pero no imagino a ciertos jugadores en esa tesitura. La vida es larga y el fútbol es corto y hay que saber aprovecharlo. Y no despistarse.


EL SAMBENITO DE JULEN

Según la Wikipedia el sambenito era un saco bendito que se ponía a los condenados por la Inquisición. Se trataba de que nadie olvidara la afrenta. Y aquí algunos quieren colgarle a Lopetegui un sambenito cuando lo único que hizo fue cumplir su contrato. En este caso la inquisición federativa lo desterró sin juicio, descabezó a la selección, y propició uno de los peores mundiales de España. Pero aquello pasó. Y no se merece Julen estar dándole vueltas a algo demasiado hundido en el tiempo. Gusta mucho en este país no dejar que la gente solo quiera mirar al futuro. Siempre hay algún alma bendita con el sambenito en las manos, presta al castigo "per saecula saeculorum". Aquello fue muy injusto para Lopetegui, un gran profesional. Y todos merecemos ya el olvido de aquel esperpento.


Twitter: @ManuelMjulia

Impreso desde www.manueljulia.com el día 24/06/2019 a las 21:06h.