28/12/2018

UN FÚTBOL MÁS PURO

LAS CUATRO ESQUINAS

MUJER, MORRIÑA, REDES, IMPOSIBLE

UN FÚTBOL MÁS PURO

Tiempo es de balance sobre lo mejor y peor del año. Lo peor lo dejo para mentes agoreras que seguro disfrutan rebañando el mal de la vida. Y entre lo mejor quiero poner al fútbol femenino en primer lugar. Su despegue y sus victorias, su belleza irrumpiendo en la extática plaza del fútbol, donde las novedades duermen la siesta como los viejos en los pueblos. Ya son un orgullo los campeonatos del mundo conseguidos, pero no solo eso, lo que quiero destacar es la inmensa emoción que recorre los campos, la técnica y la fuerza que ofrecen ellas. Se puede ver un fútbol más puro, en el que los controles, los efectos, las jugadas rezuman enorme belleza y competitividad. Poco a poco (queda mucho, solo son un 5,8%) los aficionados nos iremos dando cuenta que una emoción especial está naciendo en el anquilosado mundo del fútbol.


CRISTIANO Y LA MORRIÑA

Todas las extrañas últimas declaraciones de Cristiano, despreciando, desde un punto de vista humano, su paso por el Madrid, tienen una causa fundamental. Una razón de peso que ha pasado desapercibida para todos menos para Florentino Pérez. Y no es otra la razón que Cristiano se arrepiente de su salida del Madrid. Una morriña, una terrible morriña le embarga. Por eso ha reaccionado como el niño enfadado que rompe el juguete que más le gusta. Se arrepiente por tanto de haberse ido. Casi nadie lo diría, pero Florentino, siempre más agudo que nadie, se ha dado cuenta y ha abierto las puertas a Cristiano. Según fuentes italianas de la propia Juve, cercanas a Agnelli, ambos presidentes negocian en este momento la vuelta de Cristiano en enero al Madrid. Ya sabe, en fútbol no hay nada imposible.


LLULL SE LLEVA LAS REDES

A falta de 38 segundos el Madrid ganaba por cinco en un partido que exhalaba emoción por todas partes. El Fenerbahçe jamás se dio por vencido y cuando el tiempo veía su muerte daba la sensación de que podría llevarse la victoria. Entonces Doncic, un héroe constante, hizo la quinta y los árbitros estuvieron a punto de declararla antideportiva. Después de algunos segundos de juego y personales con tiros libres, Ali Muhammed anotó uno de sus triples y el partido se puso a tres. Emiliano, Luik, Florentino... pusieron cara de angustia y desesperanza. Llull se comía las uñas en el banquillo. 22 segundos. Los turcos a tres. La ansiedad se mascaba. Hasta que al final un maravilloso rebote de Thompkins resolvió el partido para que el Madrid levantara la Copa de la Euroliga. Otra vez Llull volvió a llevarse las redes.


LO NUNCA VISTO

No es quizá tanto ganar tres Champions, como el hecho de que esa inmensa alegría se viera cercenada, en primer lugar, por las inoportunas manifestaciones de Cristiano y Bale, como también porque muchos disminuyeron la gesta hasta considerarla un trámite. Con el tiempo vemos que no se valoró como se debía aquella inmensa hazaña, hasta ahora nunca conseguida, y de una dificultad extrema, pues todos sabemos que será muy difícil que se pueda igualar. Para algunos ganar tres Champions seguidas es poca cosa, si no se gana la Liga o la Copa del Rey. Así lo manifestaron por tierra, mar y aire. Cierto que el Madrid es experto en convertir lo excepcional en normal, pero en este caso era casi lo imposible. El tiempo es el gran juez. La historia sus sentencias. Y ambos seguirán hablando admirados cuando todos callen.


Twitter: @ManuelMjulia

Impreso desde www.manueljulia.com el día 16/01/2019 a las 04:01h.