16/11/2018

LA GRAN LIGA

LAS CUATRO ESQUINAS

MEJOR, BACHE, CENCERRO, DÓLARES

LA GRAN LIGA

Decía Unamuno, abuelo del gran Pichichi como desveló Juan Ignacio Gallardo, que no disponía de otra arma que de su lengua. Viene al caso esta cita porque nuestra Liga no tiene otra arma que su fútbol. En eso somos los mejores. Nadie nos gana. La Premier es la más mercantil, un gran pantano de luces, pero en fútbol doblan la rodilla ante nosotros. En Francia o Alemania el Bayern o el PSG llevan siempre varios comodines. Italia murmura primacía con el recuerdo. Pero en nuestra Liga vibra la osadía de equipos pequeños que se suben a las barbas de los grandes, como dijo Messi. Están los jugadores más técnicos y somos cantera de inteligentes entrenadores. En el Convento de los Ángeles, metáfora de un pasado de piedra y un presente de Luz, MARCA homenajeó, con sus premios, a la mejor Liga del mundo.


COMO EL GUADIANA

Cómo es que cuando el talento abunda a veces se comprime y se llena de ausencia? ¿Será que somos humanos, terriblemente humanos, y nos envuelve lo imprevisible? Como el Guadiana el talento a veces se hunde en la tierra para volver a aparecer, en el mejor de los casos. ¿Qué le pasa a Isco y a Asensio? ¿Tantas palabras sucediendo a palabras de halado serán para nada? ¿Por qué esta decepción? El Madrid dejó la calle libre para que corrieran. No entorpeció su evolución trayendo competencia interestelar. ¿Será que no están a gusto? ¿Por qué? ¿Brillarán en la selección porque se sienten libres de esa opresión que con el Madrid los envuelve? Preguntas de respuesta oscura. Preguntas cuyas respuestas solo ellos saben. ¿Es cansancio? ¿Es falta de tenacidad? ¿Es mal humor?


DEMBÉLÉ, A SU BOLA

El problema de Dembélé es que no está su madre. Eso que hace el chico una madre no lo permite. Yo era muy dormilón y mi madre jamás me permitió que llegara tarde a la escuela. Una hora antes ya estaba en la penumbra meneándome por el hombro. ¡Niño, a la escuela! Y a las 10 en la cama. Y nada de comerse siete churros con chocolate y varios donuts de postre. Fruta, verdura y cariño. Eso quizá le falta a Dembélé. Cariño. El agente está en Londres y no hay quien se ocupe del chico. A ver si Piqué, ya con costra, se pone en plan madre y encauza a ese talento, a esta ágil pantera, que hasta desde Francia se lo van a agradecer. Andan muy preocupados, como se demuestra por la portada de L'Equipe. "Dembélé en danger". En peligro, dicen. En mi pueblo se diría que va como vaca sin cencerro. Pues eso.


FÚTBOL ESTADO

Estados hastiados de dólares, que apenas serían capaces de contar lo que tienen por falta de ceros, ponen sus zarpas sobre el fútbol pensando que todo se compra con dinero. No se compra, pero sí que el dinero rompe el orden de las cosas, esa realidad entre la tradición, la fuerza futbolística y la primacía que hasta ahora era el canon previsible del fútbol. Pero estos Estados sueltan sus contenedores de dinero ocioso y hacen saltar todo por los aires. Generan inflación en los fichajes y desigualdad en la batalla comercial, pues lo que unos tienen que ganar con su esfuerzo y su juego otros lo tienen en abundancia sin moverse de la silla. El fútbol, aprisionado por la mano de estos jeques, se vuelve solo billetes. Si ganan la batalla al final nos rodeará un desierto de sueños.


Twitter: @ManuelMjulia

Impreso desde www.manueljulia.com el día 12/12/2018 a las 00:12h.