11/05/2018

LA MALETA DE GRIEZMANN

LAS CUATRO ESQUINAS

VIAJE, ESPERA, OPEN, DESPEDIDA

LA MALETA DE GRIEZMANN

Poco más o menos otra vez Griezmann está algo fuera o algo dentro, o demasiado fuera o demasiado dentro. Como siempre. Da la sensación de que llegó al Atlético y aún tiene la maleta sin deshacer, siempre dispuesta al viaje. Jamás ningún año ha sido rotundo cuando han salido sus flirteos. Aunque luego le aumentaban el sueldo y se quedaba. Cuatro sonrisas, un abrazo y a otra cosa mariposa. Al contrario que Diego Costa, quien siente su ser colmado. Sin embargo Griezmann ha tenido a la novia en vilo desde el principio. Que si lo dejamos, que si no lo dejamos. Y el club otra vez a decirle que en el Wanda puede llenar sus bolsillos y sus sueños. Este año el galán es de Hollywood, el Barça, y marca mucho paquete. Huele a despedida. Lo demás no importa.


EL QUE ESPERA DESESPERA

Días de espera. Semanas de brillante pausa. En las taquillas se aprieta el tiempo para que llegue cuanto antes la final. Fríos del norte por los pensamientos. Sombras de lejanía llenando los sueños. Todo lo que pasa solo tiene sentido si es para calibrarse con la final esperada. Así es difícil jugar un partido. Quién mete la pierna arriesgando un golpe terrible. Quién rescata las neuronas del futuro para que aterricen en un campo de la Liga que ya es del pasado. Quién deja la mente en blanco para que se llene con el juego de un domingo intrascendente. Quién se ilusiona con el prólogo, con un disfraz de lo importante. La final de Kiev es todo, claro, pero el Madrid no puede llegar a ella lleno de goles, con una memoria nutrida de derrotas.


SALVAR EL OPEN

Elegimos a los políticos para que resuelvan problemas, no para que los que haya se reproduzcan como conejos o los creen donde no los hay. Los elegimos para que arreglen no para que estropeen, para que hagan lo mejor para nosotros, no lo mejor para ellos. Y lo mejor para nosotros es no poner en riesgo el Mutua Open, asunto este serio pues hasta el mismo Nadal ha tenido que llamar la atención sobre este riesgo. No debe el Ayuntamiento arriesgarse a perder lo que sería casi imposible recuperar. No puede la política, no decidiendo ahora por cuál sea la corporación futura, imponerse al interés evidente de que el Open continúe en Madrid, y en España. Hay decisiones estratégicas que están más allá de la legislatura, e incluso más allá de los partidos, y esta es una de ella.


ADIÓS CON EL ALMA

Triste la despedida pero también gran momento para el balance. En este sentido seguro que la tristeza de Garitano es mucha, pero también la alegría porque la felicidad y el trabajo bien hecho han formado en Leganés un perfecto matrimonio. "Soy hijo adoptivo de Leganés y los hijos no se van nunca", dijo el vasco con la emoción vibrando en su rostro, con la sonrisa de quien sabe que el mejor lugar en el que anidan los recuerdos es el corazón. Habló en su despedida de mucha gente, nombres propios que llenaron los cinco años de fuerza y sueños. "Aquí he sido mejor entrenador y mejor persona", dijo ante la presidenta, quien sostenía en sus manos una camiseta con el número uno y la palabra Asier. El fútbol son ciclos. Cuando se acaban, se acaban. Pero, como dice Garitano, algo de él ya nunca se irá de Leganés.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 22/10/2018 a las 21:10h.