27/04/2018

UN CORAZÓN DE ORO

LAS CUATRO ESQUINAS

CORAZÓN, SUFRIMIENTO, VÉRTIGO, PELIGRO

UN CORAZÓN DE ORO

Siempre nos quedará Iniesta podremos decir cuando en un partido las luces emigren por el camino del cielo. Siempre lo recordaremos cuando piernas abigarradas se olviden de crear una canción sobre la yerba. Nos quedará Iniesta cuando los días se pierdan en el almanaque, y más que el gol de Sudáfrica, o además, enriqueceremos nuestra memoria con la geometría innovadora de un jugador irrepetible. Otros habrá que enlacen las hebras del juego con talento, pero nadie llegará a la pericia de su costura en el área, zigzagueando o rompiendo la muralla de árboles. Siempre habrá un tomo en la enciclopedia del fútbol con su nombre. Iniesta no tiene un Balón de Oro, gran injusticia, pero lo que nadie puede dudar es que, además de su inmenso talento, tiene un corazón de oro.


SUFRIR, SUFRIR Y SUFRIR

El Bayern te arranca el corazón si le dejas, te encierra en tu habitación y aporrea la puerta hasta derribarla y apoderarse de todo. Ataca como si le fuera la propia vida. Por arriba y por abajo, por el centro, por la izquierda sobre todo, con ese obseso de la muerte del enemigo, Ribéry, que echamos de menos no haya venido a la Liga. El Bayern permanece fiel a su camino, que es el de la portería contraria, y más que atacar, acosa, más que avanzar, te encoje, más que querer vencerte se alimenta de ti como un vampiro insaciable. El Madrid sufrió como una ciudad sitiada. Lo mejor la victoria. Pero para el martes que viene ha de comprender su debilidad defensiva y que eso ante un depredador como el Bayern es carne de selva. Si el Madrid sale dormido, el Bayern convertirá su sueño en una pesadilla.


HAMBRE DE MÁS

Más que un entrenador Klopp es un reconstituyente, un atracón de hierro o un despertador de la adrenalina. Sus equipos siempre tienen hambre de más, como si saciarse fuera un pecado original. Cierto es que esa vertiginosa lucha a veces se agota y el equipo cae en el abandono, el descanso del guerrero, así pasó al final con la Roma. Pero nada puede borrar al Liverpool volando como el viento, con su juego vertiginoso y vibrante, lleno de alma y luces, decisión, valentía, atrevimiento, fuerza, belleza... Los equipos de Klopp juegan siempre en el último minuto. Además sabe sacar lo máximo de sus pupilos. Mohamed Salah es un ejemplo. Vi el partido sin pestañear. Gocé como si llevara un año sin ver fútbol. Espero que pronto este general ardoroso venga por aquí.


PELIGRO EN LA CARRETERA

Si pones en Google atropello y luego ciclista la pantalla se te llena de sucesos que no deberían haber ocurrido. Encontrarás que la ley no protege lo suficiente a los que se aventuran a gozar del aire libre y los pedales, como en el caso de la conductora llena de cannabis que mató a un ciclista en Mallorca. Encontrarás que desde hace mucho la debilidad de los que van a cuerpo contra las máquinas que rugen es arrollada. Encontrarás que el último suceso, el de Carolina Routier, tiene la misma historia que los anteriores. Una mala protección del derecho a gozar del asfalto. Las palabras traumatismo, imprudencia, alcohol o drogas abundan. También verás que faltan señales que avisen, arcenes preparados, campañas que hagan crujir el corazón... Va siendo hora de que este asunto sea un tema prioritario.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 27/05/2018 a las 21:05h.