02/02/2018

LOS QUEREMOS

LAS CUATRO ESQUINAS

AGRADECIMIENTO, IGUALDAD, VICTORIA, LIDERAZGO

LOS QUEREMOS

Se puede ver el rostro agriado de Hitler porque Jesse Owens le amargó las Olimpiadas racistas. La maldita xenofobia, llevaba hasta la extenuación, no tuvo su fiesta. Se perdió en su angustia ante la justicia del destino. Ahora no podemos permitir que cuatro trogloditas enarbolen esa bandera gastada y áspera, oscura y miserable, inmunda y amarga. Ahí va Pelé sustrayendo la magia de los dioses. Marcelo convirtiendo el regate en un paso de baile. Ronaldinho deslizándose en el amago interminable. Romario pesaroso escabulléndose. Neymar inventando un pase. Drogba como un depredador que rompe empalizadas. Eto'o, el leopardo hacia el corazón del fuego. Makelele desordenando el orden enemigo. Eusebio y la sabiduría. Y tantos y tantos. Los queremos. Somos afortunados por haberlos visto.


MUJERES DECORATIVAS

No se trata de que ellas quieran o no quieran posar con su belleza abierta, ni que se sientan a gusto mostrando un escote devorado, o sean figuras de porcelana sobre un coche, una moto, una bici o un circuito, donde de manera coral muestren que saben bailar y son bellas, sin otro oficio que el de adornar el juego, decorar una batalla o pasar sin pena ni gloria por un evento. Se trata de que la mujer existe, o puede votar, o tiene derechos reconocibles y casi iguales no hace tanto, y todavía hay machos tribales que asesinan y violan porque no entienden que ese papel histórico de sumisión y decoración ya ha pasado. Respeto que algunas sean felices como adornos pero deben saber que representan a un género que lucha desde hace siglos por ser, en la sociedad, algo más que un complemento.


LAS CONQUISTAS DE LOS "HISPANOS"

Yo vengo de las viejas guerras del Balonmano Ciudad Real, cuando fue el mejor del mundo y podías ver a Dujshebaev padre manejar el partido, romper los brazos, colarse por las férreas almenas. Entonces, cerca de la pista, olías el sudor de los jugadores en un deporte lleno de fuerza, rabia, habilidad, técnica y misterio. Ahora cuando he visto a la selección me ha dado la sensación de que volvía a ver a aquel mítico equipo que desapareció, y no solo porque juegue el hijo de Dujshebaev, Álex, sino porque los vi tantas veces doblegar a quien comenzó venciéndolos, encontrar la fuerza donde ya no había nada o explotar de fe sin calma. Grande balonmano. Se merece más ánimo y notoriedad. Es un deporte mítico que cuando te agarra te devuelve en gozo el dolor de la batalla.


LA VOZ DEL LÍDER

Los jugadores entraron con una máscara de dudas. Hemos marcado un gol y nos hemos venido abajo decía Sergio Ramos. La Juventus había empatado. Cierta desolación llenaba el aire. Sonaban palabras sin alma. Sentados en los bancos algunos miraban al suelo. Entonces Zidane los dejó solos, que descansaran, meditaran, se relajaran. Pero volvió enseguida. Se puso en el centro y soltó una arenga llena de fuerza y sabiduría. Despertó el talento. Alimentó la confianza. Reforzó las fibras adormecidas de la victoria. La voz del líder fue cambiando poco a poco el semblante alicaído. Ahora estaban alentados y decididos a ganar la final. Habían escuchado la voz del líder. Nadie dudó de sus palabras. El Madrid ganó 4-1. Casi todo el mundo dice que aquel segundo tiempo fue uno de los mejores de la historia.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 27/05/2018 a las 21:05h.