05/01/2018

VALVERDE, EL SENSATO

LAS CUATRO ESQUINAS

SENSATEZ, BESTIAS, REGRESO, GENIALIDAD

VALVERDE, EL SENSATO

Solo con verlo ante la prensa percibes que es un tipo que suele tener las cosas muy claras. Como en los partidos, le gusta llevar el peso del asunto. Difumina las preguntas crueles con una reflexión sencilla incontestable. El Barça ha acertado con su contratación. Es el mejor analgésico posible para sus persistentes dolores de cabeza. Además sus principios futbolísticos se potencian en el Barça. Con quién mejor que con esos jugadores se puede realizar una excelente circulación del balón, mantener ese ritmo que desarma a los enemigos y los minimiza. Con quién mejor ese dinamismo, despertar a esa cobra que en un momento crece y marca el gol. Si encima a lo que ya tiene le añadimos a Dembéle y Coutinho el Barça se convierte en el gran candidato a todo. Cuando al poder se une la sensatez todo funciona.


EL DÍA DE LOS BESTIAS

Cuando el fútbol se desboca, y en su lugar reinan comportamientos soeces, de turbamulta, salvajes al cabo, se vuelve un espectáculo feo y bronco y los únicos que ganan son los que suben las fotos a las redes, que se dispara su audiencia. En Cádiz los Biris y las Brigadas Amarillas la volvieron a tomar contra el mobiliario urbano (qué les habrá hecho) y contra la razón, que tampoco les ha hecho nada. Pólvora y borricadas por el asfalto. El reino de los energúmenos que exhiben su barbarie. En Lleida la politización separatista convirtió el fútbol en una excusa, cuando es el actor principal y cualquier despiste de lo secundario le molesta. La verdad es que cuanto más ilógico e insensato parezca lo que hacen los separatistas, más insisten en ello. Sostenella y no enmendalla es su emblema.


DIEGO EN LA COSTA

Otra vez la voracidad de Diego Costa. Mejor que lo tengamos aquí que no aportando a la Premier con su juego de barrio, mordedura, desplante y puñal. Digo puñal y digo gol, que cuando sucede deja a los defensas mascullando que, después de todo lo que han tenido que aguantar, encima tienen que ver al díscolo delantero celebrando su victoria, aunque en Camp d'Esports unos tacos clavados lo dejaron tumbado agarrándose la rodilla. Costa es el voraz depredador de arriba, como Lewandowski o Kane. No solo persigue sino que acosa a la víctima hasta levantar el trofeo. Está muy bien que vuelva a casa harto de lluvias, fríos y nieblas, que vuelva al sol del sur donde su juego muerde con más aplausos. Muchos se van pero Costa vuelve. La Liga todavía aguanta.


ALGÚN DÍA BENZEMA

Algún día, Benzema marcará un hat trick y caerán las protestas al saco de las palabras vacías. Algun día hará tres o cuatro jugadas geniales, como aquella contra el Atlético en la Champions, y los periodistas llenaremos los iphones de gloria y belleza, nos mesaremos las barbas por haber sido tan injustos con él. Los genios son así. Vienen cuando ellos quieren, no cuando se les llama. Algún día, Benzema realizará un partido incontestable. Uno del que no se pueda decir que hace un gran trabajo que no se ve, sino que todo está a la vista y no hay un alma en todo este país que pueda ponerle un pero. Algún día, Benzema nos cerrará la boca, nos dejará como unos ignorantes. Dilapidará sus esencias geniales y nos quedaremos tan mudos como el primero que vio el deslumbrante enigma del fuego.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 18/06/2018 a las 21:06h.