Artículos

AMIGO DEL ALMA

25/10/2020

Imprimir artículo

Esa luz viva del amor en tu mirada. La ternura de tus labios silenciosos. El latido de tu corazón entregado en los vientos lejanos del dolor. La caricia de tu mano sobre el cabello polvoriento de un niño. Esa alma bondadosa que hay en todo lo que haces dejándote la vida porque el paraíso esté aquí y no en una quimérica extensión del futuro. Caminamos por las viejas calles del pueblo, recordamos nuestros juegos en el frondoso paseo y las miradas furtivas a los pechos adolescentes. Me cuentas tu vida y yo admiro tu sonrisa, la imagino rodeada de mocos y sombra, hambre y angustia, muchos rostros sucios en el espesor de la selva. Mientras me hablas de ti curando heridas gangrenadas o secando lágrimas veo tu rostro con gafas culo de botella, lleno de espinillas, diciéndome: "Mi lugar no está aquí, no dejo de pensar en dedicarme a Dios y a través de Él a los demás". Te juro que ya sabía que ese sería tu destino. Te vi llorar mientras sujetabas con tus manos un pichón muerto que había caído de su nido en la morera.

Antes de que el pudor se convirtiera en avidez de besos te fuiste del pueblo a un colegio Jesuita. Me dijiste que luchando contra la infelicidad de los otros encontrarías tu felicidad. El latido de Dios dentro de ti era más fuerte que tu latido o el del mundo. Te marchaste y me dejaste un vacío muy grande. Siempre estábamos juntos. Me hacía tan feliz nuestra amistad. Pero ese vacío se llenó con tus cartas y la certeza de que eras feliz en tu lugar. "Cada uno de nosotros -me decías- tiene un lugar en la vida. Los más afortunados somos quienes lo hemos encontrado, aunque sea en el más apestoso suburbio de la tierra".

Nunca te dije que desee seguir tus pasos, pero que, en el último momento, no tuve valor para dejarlo todo. Nunca te dije cuánto admiro a los que, como tú, llenan su vida luchando con hechos por la justicia, y no con palabras que habitan la tierra como la hojarasca. Sois vosotros quienes hacéis que nuestra especie merezca la pena frente a tantos que la hunden en el corazón del fango.

Paseando por nuestros rincones del pueblo te hablo y miro tu rostro viejo, tu cuerpo enfermo, tus manos huesudas. Observo que tienes la mirada más humilde que he visto en mi vida. Te digo que quiero escribir de ti. Me dices que sí, que escriba, pero que no diga tu nombre. Y lo entiendo. Porque tu nombre es muchos nombres, todos los nombres que llevan en su corazón el nombre de Cristo.

Últimas publicaciones

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

Nueve apasionantes relatos, basados en el terrible lenguaje de los hechos, en los que el periodista y poeta Manuel Juliá expresa la intrahistoria de los Quijotes del siglo XXI de los que se ocupa el programa de Mediaset, inspirándose en su idea original. H...

[Almuzara]
ISBN: 978-84-1834-678-1

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

El sueño de la muerte (2013), El sueño del amor (2014) y El sueño de la vida (2015), publicados en Hiperión, se pensaron por su autor como una trilogía que ahora se reúne en un solo libro en el que destaca su coherencia poética. La Trilogía contiene una via...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-105-7

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

Si desea recibir información de esta página: