Publicaciones

LA GLORIA AL ROJO VIVO

Diario de una proeza

14/07/2010 - ISBN: 978-84-92941-72-8

Editorial Eneida
C/ Valderrodrigo, nº 4, 28035 Madrid
Tel. 913738685
eneida@editorialeneida.com
http://www.editorialeneida.com/

LA GLORIA AL ROJO VIVO
COMPRAR
Cerrar

Sinopsis

Tal vez sea porque el mundo es como un balón gigante, en el que cada uno jugamos un partido vital, la única forma de entender qué extraños mecanismos convierten el fútbol en un maravilloso delirio colectivo. Es difícil, casi imposible, encontrar una interpretacion racional para explicar el magnetismo que desprende este deporte, al que se le ha dado condición real, Y que provoca la más perfecta comunión entre los humanos. El fútbol no entiende de razas, credos ni estratos sociales. Tres simples letras, las que forman la palabra gol, crean un lazo mágico de hilos invisibles que enlazan a un mismo tiempo a ricos y pobres, blancos y negros, ateos y cristianos. El gol lo une todo, todo lo envuelve con el precioso barniz de la felicidad compartida.

Lo acabamos de vivir en esta experiencia inolvidable, en este terremoto de alegría que ha tenido como epicentro la lejana Sudáfrica y cuyo temblor sísmico ha alcanzado con fuerza inusitada cada rincón de nuestra piel de toro. El Mundial ha sido una perfecta exposición de toda la carga épica que emana de este deporte. Estamos ante un juego primitivo, rudimentario, anclado en el arcaicismo más romántico, pero que no pierde -incluso gana con el tiempo- su componente de arrebatadora actualidad. Será porque el fútbol es real como la vida misma, con sus alegrías y sus desencantos, sus ilusiones y sus gol(p)es inesperados, sus miserias y sus grandezas, por lo que una inmensa mayoría nos dejamos llevar por sus embriagadores efluvios.

Nunca he entendido bien por qué los escritores e intelectuales han rehusado tradicionalmente trasladar la epopeya futbolística a sus textos. Es un mal entendido ejercicio de distanciamiento en torno a algo indiscutiblemente presente en nuestro día a día. Y baste esta razón de peso para considerar este juego, per sé, materia obligada para quien pretenda reflejar la realidad. Las ataduras, complejos y prejuicios de algunos, afortunadamente en franca recesión, nos han impedido en múltiples ocasiones disfrutar de la visión artística y poética del más elegíaco de los deportes.

Por eso hemos de felicitarnos de tener entre nuestras manos, aún temblorosas por el éxito mundialista, este magnífico texto de Manuel Juliá. Igual que los futbolistas hacen malabarismos con el balón, Juliá juega con las palabras con la misma precisión y soltura que nuestros heróicos jugadores de la Roja. A lo largo de sus páginas, que transcurren con la misma cadencia que los 90 minutos de un partido -ya saben que el tiempo se estira y encoge de manera subjetivamente caprichosa-, revivimos un camino de gozo y de júbilo extraordinariamente narrado. La profundidad de su escritura, en la que cada palabra es como un pase de gol que se

Últimos artículos

MUJERES DE NEGRO

13/01/2018

En el 64 yo era una niña que estaba sentada en el suelo de la casa de mi madre en Milwaukee, dijo Oprah Winfrey en su discurso en los Globos de Oro. Llevaba, como casi todas las actrices, un vestido negro que deseaba resaltar la angustia que tantas mujeres, no solo las actrices de Hollywood, viven en una cultura rota por los hombres poderosos. Sus grandes gafas negras devoraban la pantalla. Sus ojos oscuros y su piel sedosa brillaban bajo los focos. A pesar de superar los sesenta años Oprah tenía un...

EN EL CORAZÓN DE LA TORMENTA

12/01/2018

LAS CUATRO ESQUINAS. TORMENTA, DERROTA, HÉROES, FE. EN EL CORAZÓN DE LA TORMENTA. El Madrid abraza una vorágine de nubes sombrías. Parece que el año pasado finalizó hace siglos. Quizá ha dejado de sentirse el mejor candidato para sentirse el mejor campeón. El fútbol ahoga en el campo la memoria como una serpiente a su presa. El Madrid vive en el corazón de la tormenta. Su nave se mueve por las espumas de un mar embravecido. La borrasca hunde sus dientes en la cabeza de los jugadores que miran el ...

EL SÉQUITO DE LAS ILUSIONES

06/01/2018

Una vez, no recuerdo quién me lo pidió, me vestí de rey mago, nada menos que Melchor, y pude observar desde esa posición privilegiada cómo es la ilusión de los niños. Sentado en aquel trono, sobre un camello que tintineaba de viejo, iniciando la comitiva de reyes y oropeles recorrimos las calles del pueblo, surcamos ríos de niños que nos inundaban a ambos lados de la acera. Les lanzábamos caramelos y escuchábamos sus gritos de satisfacción por recibir a aquella comitiva que venía a cumplir sus sueños.....

Si desea recibir información de esta página: