Noticias

Manuel Juliá: "Los poemas no hay que entenderlos, hay que sentirlos"

El periodista de Puertollano (1954), colaborador de "La Tribuna" y de otros diarios, presentará el martes en la Facultad de Letras su nuevo poemario, El sueño de la muerte, editado en Hiperión. En este acto, estará acompañado por el responsable de la editorial, Jesús Munárriz, otro notable poeta, y el decano Matías Barchino

13/10/2013

"El sueño de la muerte" es un paso adelante en su trayectoria y de la mano de Hiperión.

En lo que podríamos llamar la vida poético-literaria me llena de orgullo estar en la nómina de Hiperión, que desde que estaba en la Universidad la recuerdo como la mejor editorial de España con alguna más. Hiperión tiene la nómina de los grandes poetas mundiales traducidos, alemanes e ingleses. Y también tiene la publicación de prácticamente toda la generación de los 50, desde Claudio Rodríguez a José Ángel Valente. Es decir, la poesía en España se ha escrito en Hiperión y para mí, es un honor que esta editorial a la que envié el libro lo aceptara.

¿Cómo es el libro? ¿Cómo es esta criatura para el autor?

Es un libro muy profundo. El ser humano tiene una dimensión espiritual, metafísica, soñadora, fantástica... Todos los seres humanos estamos inmersos en un universo absolutamente complejo en el cual existen multitud de dudas que requieren preguntas que todos nos hacemos. Si pensamos en esas preguntas, hay en el ser humano un componente que las religiones llaman divino y que otros llaman trascendente. Desde esa perspectiva es como está pensado el libro. El título viene de que soy bastante lector de Shakespeare -de Cervantes también-. Hay un momento en Hamlet que me parece una de las cumbres de la literatura; en el momento en que va a morir dice: "No sé qué sueños vendrán en ese sueño de la muerte". He intentado también hacer una innovación en la concepción del libro. Todo libro de poesía tiene un yo, que es el que habla, el que cuenta. En este caso, al tratarse de la muerte desde una perspectiva espiritual, el sujeto poético está ausente.

Con esa perspectiva, ¿se ha expuesto menos?

No es el típico libro del romanticismo, que es el que normalmente usa el yo poético desde la perspectiva escolar del autor. En este caso, lo que he hecho no es el yo, sino una aspiración a través de la poesía de comunicación, después de la desaparición del yo. Como si se pudiera estar en otra realidad en la cual, de alguna manera, las sensaciones, los recuerdos, las aspiraciones fueran la realidad. Es un planteamiento fundamentalmente espiritual. En este sentido, el yo es el espíritu. También es muy deudor de la mística española.

Dentro de sus preocupaciones literarias, ¿qué sitio ocupa este libro? ¿Es ya un capítulo cerrado?

Este libro forma parte de una trilogía, que está basada en un breve y hermoso poema de Miguel Hernández: "Escribí en el arenal / los tres nombres de la vida, / vida, muerte, amor / y una ráfaga de mar, / tantas veces ida, / vino y los borró". A través de este poema se me ocurrió una trilogía. Desde esa percepción onírica, literaria, poética son El sueño de la muerte, El sueño del amor y El sueño de la vida. Estoy prácticamente acabando El sueño del amor, que también lo tengo firmado con la editorial Hiperión, que lo tiene metido en catálogo para publicarlo, probablemente en marzo del año siguiente. Terminaré la trilogía con El sueño de la vida.

¿Cuáles son las condiciones en las que surgen sus poemas?

Yo no estoy dedicado en la totalidad de mi tiempo a la literatura. Me levanto normalmente a las seis de la mañana y escribo hasta las ocho o las ocho y media. Si es un día que no trabajo, escribo hasta más tarde. También tengo que atender a mi familia y mis amigos. Pero yo no entiendo la escritura sin la lectura. La lectura es como la alimentación de lo cotidiano, es lo que te alimenta de ideas, de pensamientos y de palabras para luego poder expresarlas. Pretendo leer tres o cuatro horas al día.

¿La poesía es filosofía de bolsillo?

Para empezar, la poesía es anterior a la filosofía. La primera manera que se conoce de representar el mundo es poética, los escritos griegos que han llegado a nosotros e incluso los sumerios y de otras civilizaciones antiguas son poéticos. La poesía es el lenguaje imaginativo de un ser que es distinto al resto de las especies y que ante lo que desconoce tiene que soltar la imaginación para intentar conocerla. La poesía está ligada a ese poder que tiene el ser humano de la imaginación y de intentar, a través de la palabra, encontrar el sentido último de las cosas. Ahí coincide en cierto modo con la filosofía. Lo único que ocurre es que la filosofía se basa fundamentalmente en el razonamiento y la poesía en el sentimiento. Cualquiera que vaya exclusivamente con una de esas dos cosas se equivoca.

Este libro ya se ha presentado a escala nacional y ahora lo hace en Ciudad Real, ¿cómo se siente al traerlo a casa?

Lo presenté en la librería La Central en Barcelona y en el Koldo Mitxelena en San Sebastián. No tenía la idea de presentarlo aquí, pero un día los editores me animaron y me convencieron. Para mí es un orgullo, un honor, presentarlo ante mi gente. Evidentemente, mis lectores más cercanos están en la tierra en la que vivo.

¿Cuál es el público de la poesía?

No hay muchos lectores de poesía, pero muchas veces confundimos la poesía con los poemas. Es decir, la poesía es un concepto muchísimo más amplio que el poema y puede haber poesía en una sinfonía, en una película y en una novela. Hay mucha gente receptiva a las obras que tienen una perfección básicamente sentimental. Lo que hay es pocos lectores de versos. El lector de versos suele ser un personaje que escribe él también. Por tanto hay una especie de gremialismo entre los que leen y escriben. Puede ser un público heterogéneo, no hay dos iguales, por decirlo de alguna manera y el lector de poemas a la vez es una persona muy individualista y exigente, pero también muy capacitado para captar los mensajes sutiles y sentimentales que siempre tiene un libro de poesía. A mí me gusta salir del lector especializado porque creo que la poesía es un lenguaje universal. A veces dicen que los poemas se entienden o no se entienden y el error está en que los poemas se sienten o no se sienten. Los poemas no hay que entenderlos, hay que sentirlos.

Diego Farto / Ciudad Real

Documentos adjuntos:

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: