01/12/2017

CON ESPAÑA A TOPE

LAS CUATRO ESQUINAS

MUNDIAL, TORTURA, FUTURO, FICHAJE

CON ESPAÑA A TOPE

Con España vamos a tope, salvo los cuatro de siempre, porque a poco que nos ha dado un juego de estirpe nos ha sido fácil recordar a la selección campeona. Ahora, en el palacio del Kremlin, donde se hielan los pensamientos, no vamos de cabeza de grupo y tendremos opciones de comenzar con Alemania, Argentina, Brasil o Francia. En el primer plato tendremos que decir para qué hemos ido al Mundial. Si para ganarlo o para testar cualquier tipo de transición hacia esa España campeona que deseamos volver a ver. Mimbres vaya que si hay. Un centro del campo inigualable. Atrás los mejores centrales del mundo, Ramos y Piqué. Arriba gente dura y rápida. Un banquillo interminable y un seleccionador agradecido al talento. A poco que el destino nos acoja bien le arrebatamos otro sueño al recuerdo.


BALE Y LA TORTURA

No es cuestión de estadística (solo ha jugado 21 de los últimos 61 encuentros) sino de sentimientos. No es cuestión de mala suerte del destino. Y como dice el gran Cervantes, cesará la tormenta y vendrá el día luminoso. Todos deseamos que al fin pueda, no demostrar, que ya lo ha hecho, sino ofrecer regularidad en la profunda eficacia de su juego Gareth Bale. Su fuerza se echa de menos. Su rapidez y serenidad, o frialdad eficiente, ante el último disparo, también se echa en falta y sobre todo el peligro a campo abierto que desprende, y la disciplina que ofrece al replegarse el equipo. Que sea mejor el destino y al fin podamos disfrutar de ese talento que hemos absorbido a cuentagotas. Pronto volverá y ojalá que esta vez sea para quedarse mucho más tiempo.


CEBALLOS AL FONDO

Cuando me enteré que el Madrid fichó a Ceballos le di un abrazo al paisano que llevaba reclamándolo desde que se fijó en él, cuando el Betis. Después con la selección te dejaba con la boca abierta. Nos ofrecía un catálogo lleno de controles elegantes, regates contra lo imposible y pases que inventaban un área. He ido, con el paisano, a algunos partidos del Madrid y hemos gozado a Ceballos cuando tocan titulares y suplentes, porque en los minutos de juego vemos que todavía se guarda mucho. Aquel desplante y frescura, esa innovación permanente, su sed de romper también se guarda. Es lógico pues el miedo al fracaso atenaza y deseca la valentía. Pero como el talento lo tiene en la fuente de su juego tarde o temprano saldrá a borbotones. Con Zidane no le van a faltar oportunidades.


EL MEJOR FICHAJE

Ayer vi a Serrat en una entrevista. Cuando le preguntaron por Messi y su ansiada firma mostró una sonrisa ancha y el rostro del que se quita un peso de encima. Si se hubiese ido Messi el Barça se habría quedado algo menos que un club, desaparecería ese rango de equipo de época. También la Liga debe brindar con cava. Perder ahora a Messi, después de Neymar o Morata, nos empuja una calle más lejos de la Premier, a quien todavía ganamos en técnica y eficacia salvo que en la próxima Champions éste valor se discuta. Y ganamos todos, aunque no seamos del Barça, porque ante todo somos del fútbol y en Messi brota sin término, con la facilidad del talento único. El mejor fichaje del Barça sigue siendo Messi. Barcelona sigue siendo la ciudad de su vida.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 15/12/2017 a las 05:12h.