06/10/2017

LA VOZ DEL CAPITÁN

LAS CUATRO ESQUINAS

AUTORIDAD, REGRESO, CONTRADICCIONES, ALTURA

LA VOZ DEL CAPITÁN

En este lío político, que ha caído como un chaparrón de agua amarga sobre el deporte, estaba echando en falta la voz de Sergio Ramos. El sevillano no es de los que se muerda la palabra o mire entre bambalinas. Al contrario, siempre se suelta la lengua con la voz de la sinceridad y la autoridad de su capitanía. Entiendo que su silencio ha sido la manera de ayudar a que el jolgorio de pitos no se agrande. Al cabo contestar es entrar al trapo o echar leña al fuego. Pero al final su palabra era necesaria para resaltar la familia que es esta selección y el respeto que se merece. Los fustigadores de Piqué han de tener en cuenta que al final machacan al equipo, que sufre con esta situación, que se descentra. Se es capitán en el liderazgo natural más que en los títulos, y Ramos lo tiene.


Y VOLVER, VOLVER, VOLVER

A tus brazos otra vez, dirá Diego Costa mientras El Profe Ortega le machaca y la tripita se mueve quitándose la buena vida de la espera, seguro que aderezada estilo Neymar. Los colegas, la salsa, las copitas. Lo veíamos en los vídeos de entrenamiento. Ya vendrá El Profe Ortega, me decía el colega, lo va a poner como un pincel, le va a quitar las ojeras del ocio, lo va a dejar con la fibra saliéndosele por los poros. El profe es como un barítono que se te pega al oído, te agarra como una ventosa y te saca los jugos malos hasta que se te vuelven las piernas dos motores diésel. Veo a El Profe empleado en Costa y me recuerda al sargento Hartman encima del recluta machacándole el tímpano mientras suda con las flexiones, mientras sueña con que en algún momento se acabará la tortura.


SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

Sentimientos encontrados en la afición, que se divide entre los que se dejan seducir por la retórica de Gerard Piqué, y entre los que les carga el persistente vacile que se trae con los que no son de su cuerda. Sentimientos encontrados en el propio Piqué, reo de una incoherencia que no deja claro si es o no independentista, si debe o no decir lo que quiera teniendo en cuenta que si lo hace puede agradar y ofender a muchos a la vez, como dijo después de haber dicho lo contrario. Bien la rueda de prensa, aunque quizá menos sincera de lo que pareció. En lo que discrepo de él es en que un independentista, por coherencia, debería decir no a la camiseta de España. Así hizo Oleguer sin llevarse un solo silbido. Pues todo el mundo entendió que primara su corazón sobre sus intereses.


MIREIA TOCARÁ LAS NUBES

Como los escarabajos sobre la bici, acostumbrados a no desfallecer por mucho esfuerzo que realicen porque han acostumbrado a su cuerpo a vivir con pocos gramos de oxígeno. Como ellos exprimirá Mireia Belmonte sus músculos fibrosos y elegantes. A 3.600 metros de altura rompiendo las aguas mientras el sueño de algodón de las nubes se mezclará con el valor de su cuerpo. Un amplio programa de pruebas le espera en la temporada. Seis disciplinas, desde los 200 a los 1.500, y hay que forjar una resistencia de alga, unos pulmones fortalecidos en la contrariedad del viento que corre anémico por las cumbres silenciosas. Luchar en el silencio de la altitud. Encontrar todos los rincones de fuerza de unos músculos ya sin reservas. Crecer un año más en el difícil camino de la excelencia.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 22/10/2017 a las 19:10h.