Críticas

25/05/2015

Con "El Sueño de la vida", Manuel Juliá cierra una trilogía llena de hondura y sensibilidad (Euromundo Global)

José López Martínez

Lo escribió Octavio Paz ya al final de su vida: "los poetas y la poesía representan la salud espiritual de los pueblos, porque un país sin poetas no es nada". Quería decir, también, que la conciencia poética lleva consigo una determinada calidad humanística y moral.

Son cosas y razones que todo buen lector debe tener en cuenta, que todo verdadero poeta ha de recordar, como ha sucedido a Manuel Juliá a lo largo de su obra, ya extensa, y principalmente en esta trilogía que inició con El sueño de la muerte, continuó con El sueño del amor y ahora termina con El sueño de la vida, invirtiendo los términos calderonianos hacía otras significancias líricas propias de nuestro tiempo. Manuel Juliá escribe: "Estoy en la arboleda, rodeado de murallas antiguas/ pero sé que puedo saltarlas como si fuera un pájaro".

El autor abre este volumen con Un pequeño relato que oficia a modo de prólogo; un texto que debe ser leído con la mayor atención. Viene a ser como un canto a la niñez y, a su vez, a su concepto de la dimensión del fenómeno poético. Se trata de un viaje que hace con sus padres y un hermano pequeño para cumplir su deseo de ver el mar. El relato es realmente admirable: "Al llegar al mar", leemos, "el padre, la madre Manuel y el hermano pequeño se sentaron en la arena para verlo sin prisa, o mejor sin tiempo. Lo primero que sintió Manuel fue que el mar era tan grande que con su mirada no podía abarcarlo todo. Por eso pidió a su familia que juntaran todos sus ojos para verlo entero. Lo hicieron y entonces lo vieron en su misteriosa inmensidad. Enfrente estaba la magia más maravillosa del mundo".

El sueño de la vida, publicado en Hiperión, la prestigiosa firma editora que dirige el también gran poeta Jesús Munarriz, se compone de tres partes en las que el autor expresa la canción de su dramaturgia, la pasión de vivir y el amargo sabor que da la vida, dicho con palabras de Rafael Morales, el autor de Poemas del toro, libro con el que se inauguró la colección Adonais en 1943. Estas partes son La arboleda de la vida, Puerto oscuro y El sueño del regreso. Manuel Juliá navega por los mares de su propia existencia, abordando los oleajes de su propio corazón, la realidad regenerativa y apasionante de sus sueños, la firme creencia de que los seres humanos somos principalmente aquello que aspiramos ser; coincide con Antonio Gamoneda en aquello de que "toda poesía, incluida la que se deriva del sufrimiento, de la crueldad o de la injusticia, está orientada a la creación de una forma de placer". Sabe Manuel Juliá, y así lo expresa en este libro, que "quizá haya que mirar solo adentro, muy adentro,/ para encontrar la paz que la vida no calma".

La poesía de Manuel Juliá está llena de resonancias que le prestan un mayor alcance metaliterario . Conocedor de las poéticas más atrevidas, de las innovaciones literarias más determinantes, siempre quedan en su conciencia lírica las huellas de la poesía que sustenta su pasión literaria. El sueño de la vida se abre con una cita de Miguel Hernández, que tanto tiene que ver en el fondo con el libro que comentamos. Dice el poeta de Orihuela: Escribí en el arenal/ los tres nombres de la vida:/ vida, muerte amor./ Una ráfaga de mar,/ tantas veces claras ida,/ vino y las borró. Se trata del juego de la vida y la muerte, del dolor y la esperanza, de la realidad y el olvido. Y es que, como ha comentado José Manuel Caballero Bonald, "la escritura de Manuel Juliá está llena de inteligencia y sensibilidad y los textos denotan todos una alta calidad literaria".

Para quienes no conozcan la vida y la obra de este importante escritor manchego, nacido en Puertollano, digamos que dispone de una bien cimentada formación universitaria, que cuenta con una amplia obra bibliográfica y periodística publicada en las principales editoriales del país y en diarios y revistas de Madrid y de provincias. Una obra extensa y variada en la que convergen géneros como la prosa, el cuento, la narrativa breve, el teatro y el ensayo; aunque en todos ellos emerge la poesía, insisto, como la fuerza mayor de su capacidad creativa. Ya casi al final de El sueño de la vida aparecen estos versos tan reveladores de su fe en el amor: Lo primero que haré cuando llegue allí/ será buscarte otra vez sin mi cuerpo y sin tu cuerpo,/ buscaré las palabras que se pierden sin explicarme/ porque el fuego tiene tanta belleza/ y la lluvia a veces se enamora de una princesa perdida/ que vive en un cuento lleno de niebla.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: