Artículos

MELANCOLÍA

21/10/2017

Imprimir artículo

Y ese viejo árbitro común del universo, el tiempo, acabará con todo un día. La frase se queda quieta en mi mente mientras dejo al libro dormir entre mis piernas. Han venido las lluvias y la luz del verano se esconde en su cofre de la memoria. La llanura, los cipreses lejanos, las antenas que parecen guardar, como centinelas delgados e inmóviles, los tejados rojos crean el escenario del otoño. Vienen las sombras y las penumbras. Los días luminosos, llenos de risas, niños, veladores, canciones, se van comprimiendo en el disco duro de la mente. Ahora, en mi edad, cuando llega el otoño, o el áspero invierno, el tiempo comienza su supremacía y recuerdo lo que decía Séneca en su Epístola a Lucilio, que todo, menos el tiempo, me es lejano.

Voltaire exageraba al imaginarse que el tiempo hace la justicia de poner a cada cual en su lugar. Jamás he creído ese aserto. Sé que en lo más oscuro de su soledad conviven secretos, enigmas, injusticias que los seres humanos jamás conoceremos. Además, como decía Faulkner, el tiempo es más largo que la distancia. No estoy de acuerdo con la hipótesis que ofrece Stephen Hawkins en su Historia del tiempo. Escribe que su principio fue el Big Band y su final sucederá cuando vuelva a comprimirse la materia. Al contrario, pienso que el tiempo no tiene principio ni fin. Creo que es el infinito, lo que siempre ha estado ahí, en una eternidad que huye de la ciencia y se acerca a la poesía. Serviebant tempori, dice Tácito. Todo se somete al tiempo y dentro de él desarrolla su minúscula existencia, pues comparado con su grandeza los billones de años que tiene de vida la materia es una minucia.

Sin embargo, a veces el tiempo se nos somete, y somete su grandeza infinita a nuestra minucia humana. Quizá es que solo se siente ser con nuestro bullicio. A veces parece que se rompe en nuestras manos como un junco seco, como decía Adonís, y otras se vuelve interminable dentro de nosotros. Azorín dice en La isla sin aurora que en un minuto puede deslizarse un siglo. Creo que se refiere a esa sensación que tenemos de que algo que nos está pasando no se perderá, como lágrimas en la lluvia tal dice el androide Roy Batty, sino que persistirá para siempre sin que sepamos cómo ni porqué ni dónde.

Yo no muestro el ser, sino el pasar, dice Montgaigne mucho antes de que Machado, siguiendo a Bergson, escribiera que se hace camino al andar. Ocurre, como antes decía, que el tiempo es más largo que la distancia, por eso vamos por un mar sin orillas. Ocurre que el otoño me despierta una melancolía que no es ni la del músico, que es fantasía, ni la del intelectual, que es orgullo, ni la del ambicioso que es política, ni la del actor que es fabulación. Es una melancolía extraída del tiempo, como leo en Shakespeare, resultado de la contemplación de los diversos espectáculos durante mi vida, que, rumiados sin cesar por mi pensamiento, me envuelven en una tristeza sombría.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: