Artículos

SAÚL, ASENSIO, CEBALLOS Y LLORENTE, UN PÓQUER DE FUTURO

30/06/2017

Imprimir artículo

LAS CUATRO ESQUINAS

UNA RÁFAGA DE LUZ

Saúl vació de un disparo el ojo de la red a veinticinco metros. El balón, como salido de un cañón, fue a la escuadra. Si hubiera habido allí telarañas las habría limpiado de un golpe, con su viento amarrado. Los locutores italianos que lanzaban confeti por los labios por el bello gol de Bernardeschi, un muestrario de talento, tuvieron que sacar pronto el pañuelo para limpiarse las lágrimas y sonarse la angustia. Veía el partido en una cadena italiana. Me gusta saber cómo nos ven por ahí.
Antes, cuando Italia nos aguaba las fiestas, ni se me habría ocurrido. Pero ahora sí. Es una manera más de vivir una venganza. A los locutores, por muy forofos que sean, al cabo los derrota la razón. Y como el fútbol nos sale por los poros, pronto empezaron a llamar bravo y grande a Saúl, a maravillarse. El del Atlético les alabó el gusto con otro gol por la izquierda, esta vez a pase de Asensio, quien también levanta pasiones, atrae comentaristas y despierta la gracia por todo el Mediterráneo. Hoy la final. Venid acá nibelungos. Saúl afina su cañón.


LA DIFÍCIL SENCILLEZ

Asensio despliega su fútbol reluciente, y se percibe que su carrera es tan ligera que los contrarios, siguiéndole, parecen trotones. Pesados. Tardones. Fardos. Luego da el centro, como el que dio a Saúl en el tercero, y habrá que pensar que el balón lleva un chip adentro, o desprende ondas, como los murciélagos, para saber adónde tiene que ir porque le esperan. Se ha dicho que tiene desparpajo, talento, valentía, buena cabeza, rapidez, hasta oficio a sus años, pero yo destaco la inteligencia de su juego y esa facilidad en el manejo de la pelota para simplificar lo enrevesado.
Hacer lo difícil de manera sencilla, es lo más difícil. En el fútbol y en la vida. Cuando sale, el arte se impone mostrando su grandeza y su magia, una cumbre de belleza que nadie sabe ni de dónde viene ni por qué se hace. Además, Asensio es solidario, virtud antes esquiva en los genios, pero que ahora es una norma imprescindible para conseguir las grandes gestas. Hoy es el día de Asensio. Está en su momento. Hasta los locutores alemanes tendrán que levantar sus jarras de cerveza por él.


UN DIABLO SOBRE LA HIERBA

Ceballos es el terror del campo. Su regla de conducta es el regate. Los hace de todas las clases posibles. Unos son ya clásicos y otros innovadores. Es un genio. La virtud más endiablada que tiene es su facilidad para transitar por las zonas minadas o los bosques de piernas. Muchos jugadores lo rodean pero él hace un caño aquí, un amago allá, un regate corto, un giro que no gira, la parada que no es, el toque sinuoso o directo, ese sin fin de gestos futbolísticos y el grupo de defensores no es capaz ni de rozarle un pelo. Salvo cuando lo cazan claro, como hizo Gagliardini harto de que le pintara la cara, de perseguir su estirpe esquiva y ser engañado como un ingenuo ante el timo del tocomocho. El italiano se fue al vestuario con una pesadilla en los ojos.
Ceballos con la pelota los deja en pelotas. Parece que juega en el jardín de su casa. Regatea a las macetas y dribla a los árboles. Su juego es muy largo, tanto que días después siguen preguntándose los otros cómo lo hizo, por donde la coló. Vale chaval. Sigue regateando hasta a tu sombra, no cambies, ni escuches cantos de sirena. Siempre con los pies en el suelo, regateando.


LA FUERZA ELEGANTE

Llorente no lleva un cuchillo en los dientes. Esa expresión que implica una tosquedad no va con su juego elegante. Su cuchillo se llama fuerza, rapidez, clase y señorío. Rápido porque aparece cuando parece que no está, y aunque viene de lejos, llega antes que su contrario. Lo hace atrás, en el medio y donde haga falta. Fuerte porque no para en el trajín de cubrir los huecos de los que van de caza, y también de los que aguantan las embestidas enemigas. Allá donde hay un vacío lo llena. Clase porque, además de lo anterior, que también suma, la toca divino enviándola donde tiene campo para llegar a sus colegas.
El señorío yo lo concibo como mando. Es lo que tenían Hierro o Sanchís. Los veías levantar la cabeza y se veía la jerarquía. Leían bien el partido. Eran duros cuando hacía falta o sutiles si convenía. Hasta peleándose con el árbitro se les percibía el ordeno y mando. Llorente, como los otros, son el futuro de la selección. Han sido llamados para grandes cosas. Solo falta que jueguen lo necesario en sus clubes. No los hay mucho mejores en el mundo.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: